SEAT 800 Sedán

seat-800
Taxi SEAT 800 en las calles de Madrid

El SEAT 800 es la versión sedán de cuatro puertas del SEAT 600, un automóvil producido por el fabricante español SEAT bajo licencia de Fiat. El SEAT 800 no tenía homólogo italiano, ya que no existió ningún Fiat 600 con este tipo de carrocería. Su carrocería es 180 mm más larga que la del 600 normal y las motorizaciones son las mismas que las del 600.

SEAT-800Este modelo de SEAT nace del intento  de competir con el Citroën 2CV y el Renault 4, ambos automóviles dotados de cuatro prácticas puertas y por lo tanto más versátiles que el pequeño utilitario SEAT 600. La factoría Carrocerías Costa de Tarrasa (Barcelona) fue la encargada de llevar a cabo el proyecto del nuevo automóvil y en 1962 presentó un prototipo que no era otra cosa que un SEAT 600 alargado y dotado de puertas traseras.

El prototipo presentado gustó y la presentación oficial del nuevo modelo se hizo en junio de 1963, en la XXI Feria Internacional de Muestras de Barcelona, usando para ello un segundo prototipo construido durante ese mismo año, incorporando ya los rasgos estéticos y mecánicos del nuevo SEAT 600 D que también se presentaría en el evento. El precio de fábrica del 800 era de 75.000 pesetas en 1964.
seat-800
La fabricación en serie del SEAT 800 duró de enero de 1964 a junio de 1967, siendo producidas 18.200 unidades a un ritmo bastante lento, debido principalmente al modo casi artesanal en el que se preparaban. Dicho proceso constaba en cortar las carrocerías desnudas de SEAT 600 que se entregaban desde la factoría de SEAT de la Zona Franca de Barcelona, alargarlas en 18 cm, montar un nuevo techo fabricado en prensa y adaptar manualmente los laterales de la carrocería para alojar las nuevas puertas traseras, también fabricadas en prensa, y las puertas delanteras, que eran las originales del SEAT 600 acortadas en su parte posterior. Una vez la carrocería estaba montada, se pintaba y se entregaba terminada a la SEAT, donde se incorporaba en la cadena de montaje del SEAT 600 para recibir la mecánica, cristales y guarnecidos y finalmente el vehículo ser terminado.

Debido al poco número de ejemplares construidos no era un automóvil fácil de ver en las carreteras españolas, excepto en el servicio de microtaxi, donde tuvieron relativo éxito en ciudades como Madrid, Bilbao o Valladolid.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*