Citroën 2CV

El Citroën 2CV (en francés: deux chevaux vapeur, literalmente “dos caballos de vapor”, en referencia a la medida de

Prototipo del Citroën TPV 2CV de la preguerra

potencia “caballo fiscal”), es un automóvil de bajo coste producido por  Citroën desde 1948 a 1990. Popularmente se conoce como “dos caballos”, tal era la potencia fiscal del primer modelo basado en un motor de 375 cc y 9 hp.

Entre los años 1948 y 1990 se produjeron 3.872.583 unidades del 2CV y 1.246.306 unidades con la carrocería furgoneta, lo que hace un total de 5.118.889 unidades fabricadas.

La creación del 2CV se debe al ingeniero francés Pierre Jules Boulanger, quién comenzó el desarrollo del TPV (acrónimo en francés de Toute Petite Voiture, en español Vehículo mínimo), y fue jefe de Citroën desde finales de 1934, cuando la familia Michelin se hizo con el control de la empresa.

Los creadores (que habían trabajado en la creación del célebre “Tracción”), bajo la dirección de André Lefebre y el italiano Flaminio Bertoni, responsable del diseño de la carrocería, se pusieron manos a la obra en el proyecto TPV (Toute Petite Voiture) para desarrollar aquel “paraguas con 4 ruedas”, forma irónica con la que se “bautizaron” a los primeros 2 CV. Es de destacar el trabajo del ingeniero Alphonse Forceau, diseñador de la ingeniosa suspensión que constituye una parte esencial en la filosofía del “dos caballos”.

En 1939 se fabricaron 250 prototipos (en aquel entonces aún refrigerados por agua) del TPV.

Citroën 2CV de 1949

Durante la ocupación alemana de Francia en la Segunda Guerra Mundial se decidió mantener el proyecto en secreto. Además de esto, se reestructuraron todos los galpones de producción desde inicios de la guerra para la construcción de carros de combate de la marca Renault. Cualquier intento de continuar la producción de prototipos sería imposible, y más, considerando el peligro de que los alemanes utilizaran el proyecto para sus propios fines. Algunos prototipos fueron escondidos, pero en su mayoría fueron destruidos. En 1994 fueron redescubiertos en un granero en Francia tres prototipos del TPV de aquella época. A la fecha de 2004 habían sido encontrados un total de cinco prototipos del TPV.

Entre 1939 y 1945 el desarrollo del TPV se continuó en secreto, y hasta el final de la guerra no fue posible reanudar el proyecto del vehículo que posteriormente se convertiría en el 2CV. A comienzos de 1944, Pierre-Jules Boulanger tomó la decisión de abandonar el motor de dos cilindros refrigerado por agua desarrollado para el coche e instalado en las versiones de 1939. Walter Becchia fue encargado del diseño de una unidad de dos cilindros de 375 cc refrigerada por aire.
También recibió el encargo de diseñar una caja de cambios de tres velocidades, pero logró idear una de cuatro marchas que ocupaba el mismo espacio y con muy poco coste adicional.(Reynolds, 2005, p. 34) En esta época, los coches franceses pequeños como el Renault Juvaquatre y el Peugeot 202 generalmente ofrecían transmisiones de tres velocidades, aunque el Fiat 500 “Topolino” de 1936 también incorporaba ya una caja de cambios de cuatro velocidades. Becchia persuadió a Boulanger de la conveniencia de una cuarta marcha.(Reynolds, 2005, p. 34) El aumento del número de velocidades también contribuyó a mover mejor el peso adicional que supuso el cambio de aleaciones ligeras al acero para el cuerpo y el chasis del vehículo. Otros cambios incluyeron asientos con marcos de acero tubulares, incluyendo elásticos anulares de goma y un rediseño de la carrocería realizado por el italiano Flaminio Bertoni. También en 1944 se realizaron los primeros estudios de la suspensión hidroneumática de Citroën incorporados al TPV.

El 8 de octubre de 1948 en el Salón del Automóvil de París se mostró finalmente por primera vez la versión del TPV tal y como se conoce hoy en día, con un motor bicilíndrico refrigerado por aire de 375 c.c. y una potencia de 9 CV. Ya en su primera aparición pública, el automóvil causó a la vez admiración y burlas.

Prototipo del Citroën TPV 2CV de la preguerra

En España se comenzó a montar en 1959 (primeramente las furgonetas AZU, luego las berlinas denominadas AZL) con un motor de 425 cc que desarrollaba 12 CV SAE, que fue evolucionando con el tiempo y aumentando su potencia hasta alcanzar los 18 CV en 1964.

Con la introducción del Citroën Dyane se planeaba el final de los tiempos del 2CV. Sin embargo, cuando se finalizó la producción del Dyane en 1983, todavía se fabricaba -sin modificaciones mayores- el mismo 2CV que se producía desde hacía más de 30 años. En 1988, la producción del 2CV se detuvo en la planta francesa de Levallois-Perret. El último 2CV, un Charleston con el número de chasis VF7AZKA00KA376002, se fabricó el 27 de julio de 1990 en la planta portuguesa de Mangualde, marcando el fin de la historia de la producción del 2CV.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*